La referencia inicial  

Lo habitual, y así me gustaría que fuese, es que si contactas conmigo sea por una referencia positiva de alguien que ya me conoce. Desde ahí suele comenzar esta relación profesional. 

Otras referencias: Una de mis charlas, cursos, el encuentro con mi página web o redes sociales,…

 

 

Primera toma de contacto

 

Una vez que hayas solicitado la cita, en cualquiera de sus modalidades, realizaremos nuestra primera entrevista. En esta sesión tomaremos contacto y valoraremos si el tema que traes para tratar es o no algo en lo que te puedo acompañar y servir de ayuda. Valorarás si soy la persona adecuada y si te inspiro la confianza suficiente para iniciar el proceso; yo desde mi sensibilidad y honestidad me comprometeré o no para servirte de ayuda. A partir de aquí te acompañaré  hasta la meta marcada y durante un período de tiempo.

 

Proceso

 

El  proceso de coaching variará en función de tu necesidad, hasta alcanzar la meta más conveniente. Suelo establecer un máximo de cinco a siete sesiones; si precisas más suelo recomendar participar en sesiones grupales de Autoconocimiento y Gestión de las Emociones, en ellas se lleva a cabo un entrenamiento personalizado y aprendizaje de herramientas para que las uses en tus situaciones vitales. Lo relevante es alcanzar los objetivos que desees conseguir, partiendo de tu situación actual.

 

Método

 

El proceso suele ajustarse a unos ámbitos que, aunque  totalmente personalizados son:

Determinación del Asunto: ¿De qué quieres tratar?.

Objetivo: ¿Qué quieres sacar de este proceso?.

Realidad: ¿Qué está pasando en tu situación?.

Opciones: ¿Qué podrías hacer?.

Compromiso: ¿Qué vas a hacer?.

Se trata de crear un espacio seguro, desde la confidencialidad y el respeto total a tu realidad, en cada sesión. Aporto mi experiencia y formación para potenciar y desarrollar tus recursos. Construiremos en cada sesión la estructura clara y eficaz para alcanzar tus propias metas.

 

Cierre

 

Una vez alcanzadas esas metas, es el momento de aplicar las técnicas necesarias para alcanzar el cierre del proceso iniciado. Técnicas que permiten seguir con claridad la nueva senda que se ha creado.

¡FELIZ PROCESO!